De fantasmas, oscuridad y desgracia

El otro día venía hablando sobre Alice in Chains con una amiga, y ella me hizo el siguiente comentario: “los videos de AiC son muy oscuros”. A lo que mi respuesta fue: “puede ser, pero es porque son acorde a las canciones”. Ante su expresión de persona poco convencida por un leve argumento, empecé a preguntarme a mí misma: ¿Cuál es el factor que define el grado de aceptación de oscuridad personal? O sea, ¿cuál es ese elemento determinante que nos hace concebir un límite tajante entre la luz y la oscuridad?, ¿Tendrá que ver este elemento con el entendimiento personal del que les hablé antes?, ¿Por qué componentes está formado este factor decisivo?: ¿experiencias personales?, ¿preferencias artísticas?, ¿es un camino que se elige, o por el que se va porque no hay otra opción?


La oscuridad es un lugar al cual se puede llegar por medio de infinitas vías, pero que en todos los casos constituye una especie de refugio para auxiliar al que corre en su búsqueda. Hay personas que una vez que llegan, se quedan allí. Otros lo consideran una parada de descanso en su camino hacia otro lugar, y para el resto es un espacio conocido, al cual pueden volver cada vez que lo sientan necesario. Por otro lado, se puede considerar que existen distintos grados de oscuridad. Se puede iniciar en el nivel más leve y de allí ir escalando, pero en cada nivel en el que uno se adentra, no hay vuelta atrás. Es un viaje sin retorno. Es un lugar en el que uno se encuentra con sus propias miserias personales y los fantasmas que lo persiguen. Esta es una premisa válida para cualquier nivel, pero que se acrecienta proporcionalmente al mismo. Es decisión de cada uno qué hacer cuando se encuentra frente a estas nimiedades. Y a partir de este tipo de decisiones, se forma la búsqueda que cada uno realiza a lo largo del camino. Se puede acudir a distintas maneras de canalizar estas miserias y fantasmas. Una de nuestras favoritas es por intermedio de la música, y principalmente de Alice in Chains, esos héroes familiares pero a la vez anónimos que muchas veces nos hacen creer que nos conocen mejor de lo que nos conocemos nosotros. Porque al final todos sufrimos por lo mismo, todos lloramos por lo mismo, todos morimos lentamente por lo mismo… 

 

Cande Aznarez

14.mayo.2012

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Nata Deal (lunes, 14 mayo 2012 21:18)

    Todos tenemos un infierno dentro. Ya sea el más de los religiosos, todos tenemos una concha que arrastramos de por vida.

  • #2

    Ana Elisa (jueves, 14 junio 2012 15:39)

    Este es un tema que realmente me interesa de la banda. Me gusta su raciocínio. Saludos desde Brazil!

Alicia cala hondo...

Varias veces me ha pasado que charlando sobre mis gustos musicales, al momento en que nombro a Alice in Chains, mucha gente no sabe de qué banda estoy hablando. Entonces en estos casos, me veo en la obligación casi inmoral de improvisar apuradamente una suerte de “mini biografía”, para intentar contextualizar en tiempo y forma tanta información como se pueda dar. Es en esos momentos, cuando a partir de las preguntas que me empiezan a hacer, comienzan a inundar mi cabeza miles de interrogantes que me dejan tildada un tiempo largo, intentando encontrar respuestas. Y de repente me dan ganas de empezar a repartir a ese tipo de gente “Manuales para el Correcto Entendimiento de Alice in Chains”, sencillamente porque no es una historia simple de contar. La de esta banda no es una esencia fácil de descifrar, y mucho menos de transmitir a alguien que jamás la escuchó siquiera nombrar. Para entender sus canciones, su música, su existencia, hay que conocer y comprender muchas cosas que no todo el mundo asimila de manera fácil.

 

El día en que finalmente logré llegar a todas estas conclusiones, empecé a darme cuenta del camino que había recorrido con respecto a Alice. Que mi entendimiento sobre la banda no se debía simplemente a leer una biografía en internet, o una entrevista en Rolling Stone. Mi entendimiento sobre la banda se da a raíz de un crecimiento personal junto a Alice in Chains, se da por una simpatía y una empatía que llegan a niveles altísimos, que me hicieron reconocer como iguales mi esencia personal y la de ellos. Que a pesar de las distancias, muchas veces sentimos lo mismo, de la misma forma, y a través de los mismos canales. Es que Alice te marca profundo, te ubica en un nivel de comprensión de las cosas absolutamente diferente. Tiene la particularidad de que una vez que te atrapa, te deja el corazón marcado a fuego como para que todos sepan a quién pertenece. Nadie es fanático de Alice in Chains de casualidad. El fanatismo por esta banda connota un bagaje de entendimiento distinto al de los demás, una perspectiva diferente, algo que no todos tienen la capacidad ni la intención de comprender. Por eso cada vez que alguien no conoce a la banda y me pregunta: “¿y qué tipo de música tocan?”, mi respuesta en la mayoría de los casos (y aunque suene intolerante) es: “música que seguramente nunca vas a poder entender”.

 

 

Cande Aznarez

04.mayo.2012


Escribir comentario

Comentarios: 0

¿Qué es el Off Stage?

Sobre el escenario se da el show. Y fuera del escenario es el lugar donde se organizan, ponen a punto, y debaten los asuntos relacionados al espectáculo. Por eso, en este Culto Alice in Chains nos vamos a dar el lujo de tener una sección exclusivamente dedicada a nuestros antojos: el "off stage". Porque en esta página, nuestro show es Alice in Chains. Pero alrededor de toda la información que les podamos ofrecer sobre la banda, siempre quedan pensamientos, sensaciones, o temas que no podemos (o queremos) categorizar bajo ninguna otra sección. Es un espacio tal vez más personal, más caprichoso, más subjetivo, más arbitrario. Es nuestro off stage. Así que sáquense los zapatos, pónganse cómodos y pasen, que hay mucho para ver...

 

Culto Alice in Chains

04.mayo.2012

 

Escribir comentario

Comentarios: 0